Primeros pasos con los cristales

En nuestro viaje a través de los primeros pasos con los cristales, vamos a poder descubrir la mejor forma de escoger un cristal para uso personal, para beneficiar a tus plantas, para armonizar espacios y en definitiva, para tener una vida más sana y feliz. Y ¿el primer paso? Sólo déjate llevar por tu intuición, es así de sencillo.
Cristaloterapia personalPhoto: G5 - TURQUOISE CHOKER by InExtremiss on Flickr under Attribution License 4

¿Cómo escoger un cristal?

El uso de cristales y gemas es una de las fórmulas más sencillas de acercarte al mundo de las terapias alternativas y naturales. Es algo al alcance de todos nosotros y el primer paso para conectar con un cristal, con tu cristal, es, simplemente, querer tenerlo. ¿Sorprendido? ¿Piensas que no puede ser tan fácil? Pues sí, sí lo es. En el momento en que pones tu intención a trabajar, el cristal llegará a ti, incluso por medios inusitados.

A la hora de escoger tu primer cristal ten en cuenta que, sobretodo al principio, muchas veces nos escogemos un cristal atendiendo a su belleza y no a lo que en realidad nos beneficia y comunica de forma sutil. Debes saber que, al igual que los humanos, los cristales también tienen distintas frecuencias vibratorias -aunque son mucho más antiguos y sabios- así que siempre vamos a atraer a nuestra vida aquella frecuencia energética que realmente nos hace falta. En realidad, el cristal te escogerá a ti y no al revés; el cristal que precises estará ahí para ayudarte a sanar.

Siguiendo esta idea, piensa que la clave para escoger tu primer cristal es que lo sientas, lo intuyas, que cuando al cogerlo en mano notes algo diferente, una sensación como de viejos amigos. La intuición será la mejor guía para escoger nuestro primer cristal.

¿Cómo utilizar un cristal?

Una vez hayas entrado en contacto con tu primer cristal, puedes realizar diversos trabajos con él. Los cristales, como ya expliqué en los anteriores artículos, tienen muchos y muy variados usos. A continuación te cuento algunos de ellos.

Como armonizador personal

La forma más fácil de convertir un cristal en tu armonizador personal es llevarlo contigo, dentro de tu campo energético. Puedes incorporarlos a modo de colgante, pulsera, de anillo o pendientes. También lo puedes llevar en el bolso o bolsillo sin embargo, la posición de “colgante” amplifica los poderes del cristal más que ninguna otra.

Ten en cuenta, además, que si tienen una intención al escoger un cristal, es más sencillo enfocar cómo queremos que el cristal nos ayude. Es decir, si tenemos claro qué aspecto de nuestra vida queremos mejorar o potenciar, será mucho más simple encontrarlo, conectar con él e intuir cual es la posición en la que debemos llevarlo.

El uso de cristales como armonizadores personales es muy extenso, de hecho, el tema da para toda una serie de artículos, así que hoy –para no convertir este artículo en una enciclopedia– sólo me centraré en tres aspectos.

Comunicación

  • Aguamarina: aclara la comunicación bloqueada y favorece la autoexpresión. Trata afecciones relacionadas con el chakra garganta.
  • Cianita: genial para fomentar la comunicación y potenciar la autoexpresión.
  • Celestina: favorece y potencia la comunicación, puede mejorar relaciones disfuncionales abriendo un espacio a la negociación pacífica. Promueve la claridad metal y una comunicación fluida.

Amor

  • Cuarzo rosa: este cristal es la piedra del amor incondicional y la paz infinita. Favorece el amor por uno mismo. Si lo que quieres es atraer amor a tu vida, no busques más, éste es tu cristal.
  • Damburita: es una piedra altamente espiritual, con una vibración muy pura que trabaja sobre la energía del corazón. Libera el mal karma de vidas pasadas. La danburita de color lila abre el corazón y te anima a quererte a ti mismo.
  • Kunzita rosa: este cristal despierta el centro corazón y el amor incondicional, produciendo pensamientos amorosos. Irradia paz y te conecta con el amor universal.

Abundancia

  • Ágata dendrítica: Piedra de la plenitud. Trae abundancia y plenitud a todas las áreas de la vida, incluyendo los negocios y la agricultura.
  • Ojo de halcón: Puesto en la esquina de la riqueza en una habitación atrae la abundancia. (la esquina sud-este más alejada de la puerta).
  • Citrino: Es unja piedra que ayuda a manifestar y atraer la riqueza, prosperidad, éxito y todo tipo de cosas buenas.

Como armonizador de espacios

Los cristales para armonizar espacios se utilizan desde hace milenios y se usan tanto a nivel personal como integrados en técnicas como el Feng Shui o la geometría sagrada.

Si deseas reequilibrar tensiones geopáticas o líneas telúricas, es recomendable disponer del asesoramiento de un experto en Feng Shui no obstante, para simplemente dar los primeros pasos voy a daros algunos ejemplos de cristales que puedes incorporar fácilmente en tu espacio.

  • Fluorita: es extremadamente eficaz contra la radiación de ordenadores y electromagnéticas. Posicionada adecuadamente bloquea la tensión geopática.
  • Diamante Herkimer: está entre los cristales más eficaces para limpiar la polución electromagnética, cuando se colocan en forma de trama alrededor de la casa o de la cama. Alivia el insomnio provocado por la tensión geopática.
  • Obsidiana: una gran pieza de obsidiana puede ser extremadamente eficiente para bloquear las tensiones geopáticas, aunque también hay que tener en cuenta su propensión a hacer emerger (a veces, estallar) la Verdad; característica particular de este poderoso cristal.
  • Aragonita: este cristal transforma la tensión geopática y limpia las líneas telúricas, bloqueadas incluso a distancia.
IMG_12290_small_sPhoto: IMG_12290_small_s by jmviade on Flickr © All Rights Reserved

Los cristales y tus plantas

El reino vegetal y mineral están sincronizados con la Tierra, por eso los cristales pueden llegar a ser unos magníficos aliados de tus plantas. Cada vez hay más gente que tiene huertos verticales en casa, sobre todo en las terrazas y balcones. Los cristales te pueden ayudar a que tengas el huerto sano y que mejore aquello que cosechas con tanta ilusión.

También los hay que tienen jardín o que simplemente tienen sus plantas en casa. Para todos ellos, os dejo algunos ejemplos de cristales beneficiosos con las plantas.

  • Ágata musgo: este cristal es extremadamente benéfica con personas que trabajan en la agricultura o botánica.
  • Piedra boji: gracias a su fuerte conexión con la Tierra, las piedras boji son benéficas para las plantas y las cosechas, aunque con el tiempo se acaban desintegrando en la tierra.
  • Turmalina: es muy beneficiosa para el jardín y las plantas. Puede actuar como insecticida natural, manteniendo a raya las plagas y, enterrada en el suelo, anima el crecimiento y la salud de todos los cultivos. En concreto, la turmalina verde tiene el poder de curar las plantas.

El reino mineral y más concretamente los cristales nos pueden dar la sabiduría que buscamos, nos pueden ayudar a superar etapas, ya que existen tantos cristales como propiedades específicas que pueden ser beneficiosas para los espacios, las plantas y nosotros las personas.

Los cristales aportan luz, armonía y nos ayudan a evolucionar los estados del Ser.

 

Fuentes y referencias
  • Hall, J. (2005), La Biblia de los cristales I, Madrid: Gaia Ediciones
  • Hall, J. (2009), La Biblia de los cristales II, Madrid: Gaia Ediciones
  • Arrieta, M. (2005), El gran libro de la gemoterapia, Barcelona: Ediciones y distribuciones Vedrá, S.L.
  • Paltrinieri, M. (2004), Cristaloterapia, Madrid: Tikal Ediciones

 



2 respuestas para Primeros pasos con los cristales

Responder a Anabel Pellicer Cancelar Respuesta

  Campo Obligatorio
Puedes utilizar estas etiquetas HTML en el comentario
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>